logo de la Asociación Republicana Irunesa 'Nicolás Guerendiain'

Artículo 2.-
La existencia de esta Asociación tiene como fines: LA DEFENSA DE LOS VALORES REPUBLICANOS Y LA RECUPERACIÓN DE LA MEMORIA HISTÓRICA.

Síguenos en...Logo de facebookLogo de youtubeLogo de twiter

Busqueda:

Charla "Guerra Civil y exilio en Irun"

Viernes 29 de Septiembre a las 19:00 horas en el Centro Cívico Palmera-Montero.

Cartel

Cuando se anuncia el levantamiento de una gran parte del ejército (sobre todo en Marruecos y en Canarias) el sábado 18 de julio de 1936, los ediles republicanos del Ayuntamiento de Irun lanzaron una llamada a los voluntarios.  Se presentaron más de 4.000 fusiles de distinto formato y muy poca munición.

Enseguida el consejo de defensa -organizado por los partidos republicanos y los sindicatos- repartió los sectores en grupos PSOE (socialistas) PCE (comunistas) CNT-FAI (anarquistas) PNV (nacionalistas vascos) IR (Radicales de Izquierda): cada uno se encargaría de una parte del frente.

En Pamplona, donde se encontraba el jefe de la insurrección (el general Mola) los batallones fascistas se agrupaban armados. Carlistas (ultraconservadores), algunos falangistas fascistas. La Guardia Civil, después de haber ejecutado a sus jefes fieles al juramento republicano, reforzaron las columnas fascistas dirigidos por el Coronel Beorlegui, veteranos de las guerras coloniales (RIF). Las columnas insurgentes llegaron rápidamente hasta Endarlatza.  Pero los republicanos habían hecho saltar el puente sobre el Bidasoa. La lucha prosiguió en las montañas que forman un círculo al Este y al Sur de Irun.

Los civiles se enfrentaron a los militares rebeldes y a sus aliados. Mola hizo un llamamiento a los Regulares (marroquies mercenarios) y al Tercio (legión) elementos aguerridos, bien armados y con abundante artillería. Sus cuadros (militares profesionales) eran evidentemente superiores a los jefes milicianos civiles republicanos.

Gracias a la alianza de los carabineros, los republicasnos se organizaron al hilo de los combates. Algunos ancianos, antiguos combatientes de la guerra del 14, de izquierdas, franceses, belgas e italianos antifascistas formaban y encuadraban los reclutas inexperimentados, pero valientes.

La ofensiva de los fachosos patinaba, las posiciones perdidas por el día volvían a ser tomadas por la noche con dinamita o con armas blancas. Atacando de abajo hacia arriba, los rebeldes subsistían con pérdidas terribles. Detrás del monte San Marcial que domina Irun, un camino acceso fue llamado "matamoros". Entre los asaltantes, varios jefes militares importantes, fueron muertos.  Furiosos por esta resistencia inesperada, Mola recurre a los aviones mussolinianos (Caproni) y las construcciones de guerra insurgente.

Mola otuvo de Mussolini algunos grupos de pequeños carros de asalto "Ansaldo Fiat" muy movibles en la montaña. En las filas republicanas el armamento disparatado- era agravado por la falta de munición- y el cierre de la frontera francesa.

La caída Republicana fue seguida del éxodo masivo de la población que huía de la represión feroz de los vencedores.....

Exilio

Fotos de la charla

Fotos

Jose Luis Lacour Mirón

Jose Luis Lacour Mirón

Nació a finales de los años 20, hijo de padre francés y madre irunesa. Con 8 años conoció la huida de la ciudad asediada por los rebeldes en el verano de 1936, cruzando el Puente de la Avenida bajo las balas enemigas.

Afincado en la región de Poitou-Carentes se licenció en Derecho y Economía en la Universidad de Poitiers. Inspector de Hacienda y experto contable ha desempeñado varios cargos oficiales en el Ministerio de Finanzas en su ámbito regional, recibiendo varias condecoraciones.

Gran conferenciante y portador de ideas republicanas, dedica su periodo de jubilación a divulgar sus vivencias sobre la guerra civil, dentro del marco de la Memoria Histórica, en numerosos centros escolares.

Es un testigo esencial del exilio motivado por el Golpe de Estado en 1936.

Leandro Agirretxe, 1, Local 4
Centro Cívico Palmera-Montero - 20304 Irun
Tel: 669 075 423