BIDASOA (18/03/07)

JESÚS GUTIÉRREZ HISTORIADOR

«Los iruneses lucharon por la II República hasta las últimas consecuencias»

El eibarrés analizó los acontecimientos que discurrieron en Gipuzkoa, y especialmente, en Irun, durante la II República y la Guerra Civil

MAITANE OLAIZOLA/

Foto de Jesus Gutierrez

El historiador eibarrés Jesús Gutiérrez está especializado en la historia de la República y la Guerra Civil en Euskadi. Autor de los libros La insurrección del 34 y la II República en Eibar (2001) y La Guerra Civil en Eibar y Elgeta (2007), el viernes se acercó al Centro Cultural Amaia, invitado por la Asociación Republicana Irunesa Nicolás Guerendiain, para disertar sobre aquellos momentos de renovación republicana al calor del impulso popular, así como sobre los acontecimientos trágicos y dolorosos tras el levantamiento militar fascista

- ¿Qué circunstancias se dan para que se proclame la II República?

Hay que preguntarse por qué el pueblo tiene una reivindicación, porque al fin y al cabo, la monarquía del Alfonso XIII es corrupta y caduca. Lo que sucede en todo el Estado español es que las clases progresistas, republicano-socialistas y sobre todo, la reciente clase obrera que se está gestando desde la consolidación de la revolución industrial -en Euskadi tiene reflejo desde finales del siglo XIX-, reivindican sus derechos.

- ¿Cómo se desarrollaron esos años en Euskadi?

Se diferencian tres grandes periodos. El primero se caracteriza por ser una época en la que los socialistas y los republicanos de izquierda adoptaron medidas de gobierno progresistas. Tras las elecciones de 1933, la izquierda ve en peligro los avances de tantos años de lucha, por lo que al desmantelarles lo que consideraban la esencia de la propia República y viendo cercana la posible adopción de un régimen filofascista, la izquierda organiza la revolución de octubre de 1934. En el último período, ya en 1936, el Frente Popular recupera el poder para la izquierda, hasta que un violento golpe militar y la posterior guerra civil acaba con las esperanzas de millones de españoles. A las elecciones del 36 acude el Frente Popular, hay una gran coalición de republicanos y de partidos de izquierdas porque han visto que la República está en peligro y no pueden dejar el Gobierno en manos de los controladores.

- La primera ciudad en la que se izó la bandera tricolor fue en Eibar

La clave está en las elecciones municipales del 12 de abril de 1931. En el recuento, se vio que en las principales ciudades españolas, la ciudadanía se decantaba por los republicanos. La proclamación de la II República fue un fenómeno protagonizado fundamentalmente por el socialismo eibarrés. Tan sólo había un concejal nacionalista, mientras que los dieciocho restantes eran socialistas. Fueron unos adelantados a su tiempo. Hay unos lazos muy estrechos entre Eibar e Irun, porque sociológicamente, se corresponden al mismo espectro político. Los pueblos de Gipuzkoa fueron los motores que tiraron del nuevo régimen.

- ¿Cómo se proclamó la II República en Irun?

En las elecciones de 1931, independientemente de que fueranmunicipales, todo el mundo sabía que era un plebiscito sobre la forma de gobierno, por todos los problemas que había tenido la monarquía como sistema. En el caso de Irun, de veinte concejales, siete eran conservadores y trece republicano-socialistas. Eran muy consecuentes con su causa. Además, en determinados núcleos urbanos, como Eibar o Irun, el sentimiento progresista, de cambio, es mucho más evidente. Hay una gran diferencia entre el mundo rural, que es mucho mas conservador, y el urbano, más progresista.

-¿Cómo era el ambiente en Irun durante de la República?

La sociedad irunesa durante la República es muy abierta por la situación geográfica. Tiene influencias exteriores y es una sociedad que no tiene un carácter cerrado en relación a la cultura euskaldun, como otros pueblos guipuzcoanos. El hecho de que en Francia hubiese un Gobierno progresista le da un carácter distinto a Irun. Ellos entendieron la llegada de la República, no como un cambio político, sino como una revolución en todos los sentidos. Eran gente comprometida con su ideario político.

-Pero el hecho de ser un punto estratégico acabó destruyendo la ciudad.

Así es. El 18 de julio de 1936, cuando empieza la guerra, se organizan una serie de columnas con el objetivo de intervenir la frontera, impedir que el Gobierno de Francia, que es de izquierdas, pueda ayudar a la República. Por lo tanto, el gran objetivo es llegar hasta la frontera de Irun, y lo consiguen el 5 de septiembre de 1936. Hay una represión feroz y se produce una encarnizada batalla en la ciudad. Ese día cae Irun y el 13 de septiembre Donostia. Muchos irundarras vivieron hasta las últimas consecuencias, ya que la mayoría no abandonó su casa hasta que se quemó la ciudad. Fueron muy consecuentes con su causa y lucharon hasta el final.