DIARIO VASCO (20/11/08)

EMILIO SILVA, PRESIDENTE DE LA ASOCIACIÓN PARA LA RECUPERACIÓN DE LA MEMORIA HISTÓRICA

«Hemos respondido sólo al 4% de todo lo que queda por resolver en España»

Su asociación ha conseguido exhumar e identificar a 1.600 desaparecidos en la Guerra Civil. Sin pretenderlo, su trabajo se ha visto rodeado de polémica. Mañana hablará de ello en Irun

MARÍA JOSÉ ATIENZA/

Foto de Emilio Silva

CONFERENCIANTE. Emilio Silva estará
mañana en Irun.

CONFERENCIA TÍTULO: LA VERDAD NO SE PUEDE ENTERRAR

------------------------------------

Ponente: Emilio Silva, presidente de la Asociación para la Recuperación de la Memoria Histórica

Organiza: Asociación Republicana Irunesa Nicolás Guerendiain

Lugar y fecha: Sala de conferencias del Antiguo Hospital (plaza de Urdanibia), mañana, a las 19.30.

Emilio Silva Faba fue fusilado en octubre de 1936 en Priaranza del Bierzo (León). Sus restos fueron hallados en una fosa común e identificados en 2003, a través de la prueba de ADN, por el departamento de Medicina Legal de la Universidad de Granada. Ahora, reposan en el cementerio, junto a los de su esposa, que falleció hace diez años. El caso del abuelo de Emilio Silva Barrera ha podido resolverse, al igual que otros 1.600. Pero la asociación que preside sigue trabajando. Aún tiene en la lista más de 10.000 peticiones.

- ¿Puede avanzar, en pocas palabras, el contenido de la conferencia que va a pronunciar mañana en Irun?

Voy a contar cómo han sido los ocho años que llevamos nosotros buscando desaparecidos en la Guerra Civil, cómo ha sido esa experiencia y cómo creemos que debe seguir siendo, con todos los acontecimientos que están pasando ahora.

- El objetivo que persigue su asociación se ha visto sacudido este mes, primero por la suspensión, de forma cautelar, de la apertura de fosas comunes, ordenada por la Audiencia Nacional y después, por la inhibición de Baltasar Garzón, en favor de los jueces locales.

En la Audiencia Nacional, esta causa estaba condenada a la paralización. Yo entiendo que Garzón ha hecho una inhibición para dejar la causa latente en cierto sentido y derivar responsabilidades a otros juzgados y al Ministerio de Justicia. Vamos a ver ahora, cuando lleguemos a los jueces locales, qué es lo que hacen.

- ¿Cuántas investigaciones sobre fosas comunes están abiertas en este momento?

Es muy difícil de decir. Nosotros hemos solicitado la apertura de 55 fosas en distintos lugares y tenemos alrededor de 10.000 casos de desaparecidos, de familias que se han puesto en contacto con la asociación.

- La gente joven se sorprende cuando escucha en los telediarios que en este país hay fosas comunes.

Es que la ignorancia acerca de esta parte de la historia ha sido casi política de Estado. No se han estudiado estas cuestiones en el colegio. El franquismo bien que enseñaba su versión, porque era la forma de explicar su propia existencia. Una vez muerto Franco, este tema salió de los libros de texto. Incluso en algunas universidades españolas, uno podía licenciarse en Historia sin haber estudiado ni una sola línea sobre la Guerra Civil o la dictadura franquista, algo que en otros países es impensable porque, precisamente, en las democracias que suceden a este tipo de dictaduras, la educación acerca de ellas se convierte en prioritaria. Muchos de los que estamos en estos movimientos sociales, somos autodidactas. A mí, en mi casa, me han contado unas cosas al respecto y lo que sé de este tema lo he tenido que aprender. No me lo ha explicado un profesor en un colegio.

- ¿Qué trabajo ha podido realizar su asociación hasta la fecha?

Nosotros, en ocho años, hemos exhumado a 1.600 personas y las hemos identificado con ayuda de mucha gente. Tenemos pocos medios, pero mucho capital humano, que es lo que más necesitamos. En realidad, habremos dado respuesta al 3 ó 4 % de todo lo que queda por resolver en España y habrá que solucionar esto de alguna manera. En algunos casos, será posible y en otros no, pero creemos que habrá que identificar a los que se pueda y dignificarlos a todos. El Gobierno podría acabar con esto, solucionarlo rápidamente. Para mí, son incomprensibles las razones por las que no lo hace. Nosotros nos hemos echado encima una carga que correspondería al Estado. No entendemos por qué se permite que haya familias dando tumbos.

-¿Sigue habiendo miedo?

Sí, lo hay. Nosotros ayudamos a cualquier familia que lo pida. No hace falta que esté asociada. Pero hay gente que todavía tiene miedo a dejar sus datos en una asociación como la nuestra. Hay personas que, a causa de la represión, se inventaron otra historia familiar para sobrevivir. Ese miedo es todavía es muy visible en los pueblos. Es muy triste que en una democracia que ha ido por el mundo dando lecciones, todavía haya gente que no pueda disfrutar plenamente de ella.

- Usted ha criticado que a los partidos políticos se les haya devuelto su patrimonio y que a las familias no se les permita siquiera recuperar los restos de sus seres queridos.

Es que el derecho que asiste a los partidos, no se les reconoce a las personas. Conozco muchos casos de familias que viven al lado o enfrente de la que fue su casa familiar, porque su propiedad se la quedó el pistolero de turno y nadie les ha ayudado a recuperarla.